¿Amenaza gasolinazo al sector salud?

Aunque la furia en nuestro país va en aumento el Secretario de Salud, Narro Robles, se atrevió a defender el gasolinazo pero ¿Por qué lo hizo? Aquí te damos nuestra teoría.

En México estamos viviendo una época bastante complicada, sobre todo en materia económica, nuestra moneda ha sufrido una desestabilización que no se veía desde hace mucho; mientras en 2012 el dólar se cotizaba en $12.92 pesos, hoy principios del 2017 alcanza los $21.43 pesos por dólar. 

Por si fuera poco, recientemente se ha dejado de subsidiar los precios de la gasolina en México, debido a la salida al mercado de PEMEX, lo que ha provocado un aumento del 20% en los costos de la gasolina. Ante la furia del país y las constantes manifestaciones el presidente Enrique Peña Nieto declaró que:

“Se trata de una decisión compleja, pero ineludible. De una determinación dolorosa, pero responsable. De una medida impopular pero oportuna”

Añadiendo que de no haber aplicado estas medidas los efectos y consecuencias serían más dolorosas. (Aquí el mensaje completo)

¿A qué se refiere con ello?  Al parecer si se mantenían los subsidios en el precio de las gasolinas se hubieran tenido que realizar más recortes al presupuesto público, entre ellos los asignados a la educación y la salud. De acuerdo a Narro Robles, actual presidente de la Secretaría de Salud, los 200 mil millones de pesos (que se destinaban al subsidio) equivalen al presupuesto de la Secretaría; por ello considera que esta resolución permite asegurar que los programas de salud se sigan llevando a cabo.

De acuerdo a un artículo publicado en Forbes los constantes problemas económicos del país han afectado significativamente al sector salud; tan sólo en los últimos dos años se realizó un recorte de 15 mil millones de pesos.  Este año, el recorte es de 10 mil 400 mdp, tras la difícil situación del país.

Sin embargo a causa del envejecimiento de la población se espera un aumento de la frecuencia de enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y la obesidad que necesitarán ser cubiertos en algún momento. A pesar de ello, Narro ha afirmado que NO acudirá a la Cámara de Diputados a solicitar un mayor presupuesto, y que se ajustará al monto asignado, ya que lo importante es tener “una mejor organización en los servicios de salud”.

El peso y la industria farmacéutica.

Aunado a lo anterior, el peso mexicano sigue recibiendo golpes que le restan valor y el panorama no parece haber alcanzado estabilidad. Nuestro principal socio comercial, EE.UU, le ha dado fuertes sacudidas al mercado, sobre todo después de la campaña de Donald Trump, su victoria electoral y sus reiteradas declaraciones contrarias a nuestro país, resultaron en depreciaciones del vapuleado peso mexicano.

El futuro no parece alentador, Donald Trump ha reiterado constantemente los planes de renegociación del TLCAN y el GATT que podrían afectar aún más a nuestros principales industrias, incluida la farmacéutica. Ya que contrario a lo que se cree, la devaluación y el aumento de aranceles a materias primas y de ingredientes activos farmacéuticos de importación podrían desestabilizar gravemente la industria, sobre todo cuando el sector ha presentado un gran déficit comercial (compra más de lo que vende).  En 1995 el déficit del comercio farmacéutico era de 52.8 mdd, mientras que en 2008 mostró un crecimiento de $2,760 mdd.

com-farma
Déficit de la industria farmacéutica 1995 vs 2008.

Este aumento en las importaciones se debe a que otros países desarrollan fármacos innovadores, mientras que en nuestro país la investigación es escasa, así como los recursos necesarios para atraer la atención de fabricantes farmacéuticos desarrolladores de nuevas moléculas.

En México las exportaciones relacionadas con la industria farmacéutica son de materias primas en 90%, mientras que 50% de los productos finales son importados; esto implica que ha crecido la cantidad de medicamentos expedidos en México que son fabricados en el extranjero. Medicamentos que se compran en dólares, por ello según información del blog bancobase.com, la industria farmacéutica se encuentra entre los sectores más afectados por la devaluación del peso.

Cuando el dólar se cotizaba en poco más de $18 pesos, a mediados del 2016, el presidente de la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias (UNEFARM), Juvenal Becerra Orozco, declaró que los precios de los medicamentos de patente (fabricados por laboratorios trasnacionales), se habían incrementado en un promedio de 20% en los primeros seis meses de ese año. ¿Adivinas la causa? Efectivamente: la devaluación del peso frente al dólar.