¿Por qué la Obesidad Infantil es peligrosa?

¿Lo has notado? Si vemos más niños “gorditos” mientras caminamos por la ciudad es porque hoy somos el país con más obesidad infantil, pero te has preguntado ¿A qué se enfrentarán estos niños? IdeasPharma analiza sus futuros riesgos de salud.

Es bien sabido que México se ganó el primer lugar mundial en obesidad infantil, tan sólo en el 2012 el 35% de los niños padecían esta condición, pero ¿por qué deberíamos de preocuparnos realmente?

Contrario a la creencia popular de “es porque son niños, ya darán después el estirón” la obesidad no desaparece; de acuerdo con la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente los niños que a los 10-13 años presentan obesidad (10% más del IMC que corresponde a su estatura y tipo de cuerpo) tienen un 80% de probabilidades de convertirse en adultos obesos2. Y aunque podemos culpar al factor genético (50% de probabilidades si tiene un padre con obesidad y 80% si ambos lo son) como causa de que el niño desarrolle obesidad, la verdad es que ésta se relaciona más con los hábitos alimenticios y la falta de ejercicio.

La mayoría de las familias mexicanas se enfrenta a la mala alimentación, debido a que no saben cómo comer correctamente o no cuentan con el presupuesto adecuado; por lo que es común que los problemas de sobre peso se comiencen a presentar en todos los integrantes de la familia. Especialmente en los niños, sin embargo, es importante hablar sobre los diversos problemas de salud que podrían desarrollar en su edad adulta, entre ellos enfermedades cardíacas, cerebrovasculares y cancerígenas.

De acuerdo a estudios publicados recientemente en Dinamarca, por el Dr. Línea Klingen Haugaard y colegas, los niños (7-13 años) con un z-IMC por encima del promedio tenían un mayor riesgo de padecer un accidente cerebrovascular isquémico temprano, en la edad adulta (26% probabilidades en mujeres y 21% en hombres). 3

Además, utilizando registros escolares de 1930 a 1972, el Dr. Britt Wang Jensen, del Instituto de Medicina Preventiva de Dinamarca, determinó que por cada aumento en el z-IMC de los niños de 13 años, existía un incremento en la posibilidad de desarrollar cáncer de colon en un 9-11%; sugiriendo así una estrecha relación entre la obesidad infantil y el cáncer de colon (presente en la 6ta década de vida). Sí, las decisiones de la infancia nunca habían afectado tanto la salud en la edad adulta.

Y por si fuera poco, podemos agregar que un adolescente con problemas de obesidad tiene una menor calidad de vida (factores psicológicos, físicos, familiares, económicos), similar a la que poseen los niños diagnosticados con cáncer 5; haciéndolos más sensibles a padecer problemas psicosociales.

Todos estos factores deberían preocuparnos en demasía, estamos criando a una generación que en algunos años podría padecer graves problemas de salud y que reducirían la calidad de vida. Más que nunca, necesitamos promover estilos de vida saludables entre la población infantil, por que aunque la salud es personal,  no deja de ser un asunto público de vital importancia para todos los sectores farmacéuticos, creativos, financieros y por supuesto políticos de nuestro país.

 

¿Deseas consultar las fuentes de este artículo? Solicítalas a nuestro equipo de redacción llenando este formulario.