¿Un nutriólogo puede salvar al país?

En México las enfermedades crónicas como Diabetes e Hipertensión, están teniendo un impacto económico impresionante, tan solo en el 2013 los costos de atención para pacientes con diabetes representaron el 1.11% del PIB (unos $179,495.33 millones de pesos) cifra que se espera aumente a 2.62% para el 2018. 2 ¿Mucho dinero no?

Prácticamente los gastos se duplican cada 5 años, si la diabetes y la hipertensión siguen aumentando a este ritmo se tiene que incrementar el presupuesto en un 5-7% cada año. Ojalá se pudiera, pero por el contrario la situación económica del país ha obligado a reducir el presupuesto para el sector salud (disminuyó 0.9% en 2017), lo que lo vuelve insuficiente para cubrir los gastos que generan las enfermedades crónicas.4,5

Nos falta presupuesto, eso es verdad, quizá por ello el aspecto de la nutrición es aún más importante, ya que es el pilar para controlar las enfermedades crónicas. La relación de lo que comemos con algunas enfermedades (como la obesidad) es bastante obvia, pero en otras enfermedades no parece algo tan evidente. Existen 3 enfermedades en las que el nutriólogo es esencial y su participación podría cambiarlo todo:

Obesidad:

Sí, una mala alimentación suele generar Obesidad. Los nutrientes presentes en los alimentos otorgan energía, que al acumularse (porque no la usamos) da como resultado un problema de obesidad.  ¿Ya lo has escuchado antes? ¿Qué tal esto?:

En el 2014:  1,900 Millones de adultos tenían sobrepeso u obesidad, entre 1980 y 2014 el número de gente con obesidad se ha duplicado, 41 millones de niños menores de 5 años tenían sobrepeso u obesidad.6

Si tú, tu amigo o familiar padece obesidad, existen mayores posibilidades de que una arteria del corazón se bloquee, ocasione un infarto y se reduzca la fuerza y el ritmo cardíaco; es más probable que pueda padecer diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, dislipidemias (aumento del colesterol y los triglicéridos), trastornos de la respiración relacionados con el sueño, cáncer de esófago, páncreas, colon y recto, seno, endometrio, riñón, tiroides y de vesícula biliar.  7  ¿Muchos riesgos con una sola condición, no lo crees?

Normalmente se nos recomienda una dieta para bajar de peso, el problema es que muchas veces esas dietas involucran que tu cuerpo sufra, que pases hambre o que lo que pierdas sea agua en vez de grasa. Un nutriólogo es esencial para asegurar que tu esquema de alimentación es el adecuado basado en tus horarios, los alimentos debidos y las cantidades necesarias para ti, siempre pensando en lo que te hace único.

Diabetes:

La mayoría de lo que escuchamos sobre la Diabetes Mellitus Tipo 2, son mitos: la causa un enojo, un susto, que se cura con imanes, tés; que los jugos de toronja, limón y piña la alivian y un gran etcétera. Lo único cierto es que:

Es la segunda causa de muerte en México. 4 millones de mexicanos tienen diabetes y la esperanza de vida se reduce en 10 años. 8-10

Cuando un paciente padece Diabetes, su páncreas no produce una hormona llamada insulina, la cual actúa como una llave para dejar pasar el azúcar a las células, para que ésta sea utilizada como energía; el problema es que se acumula demasiada azúcar en la sangre lo que produce una serie de malestares en el paciente, que de seguir aumentando pueden causar daño en el riñón o en las arterias de los pies (lo que causa amputaciones).11

Lo primero que piensa un paciente diabético es en que dejará de comer todo lo que tenga azúcar, la realidad es que con el adecuado control de lo que se come y las cantidades que se ingieren pueden comer lo mismo que una persona sana.  Pero ¿Cómo sabrán cuánto y qué comer? El nutriólogo es esencial para  controlar adecuadamente la dieta, quitar los mitos alrededor de la comida y crear un plan específico para las necesidades del diabético.

Hipertensión arterial

Hasta el 60% de las personas que la padecen no saben que la tienen, ya que no da síntomas, salvo a algunas personas les duele la cabeza, por eso la ignoran hasta que es demasiado tarde y es cuando aparecen los problemas en el sistema nervioso, corazón, ojos y riñones, puede causar de demencia, ceguera o insuficiencia renal. 12

El 42.3% de los adultos obesos tendrá hipertensión arterial. Sólo 73.6% reciben tratamiento con medicamentos y menos de la mitad están adecuadamente controlados. Más del 54% reciben control en un médico privado. 13

El nutriólogo es tan esencial para esta enfermedad que incluso se creó un plan de alimentación para controlar la hipertensión: “DASH” (enfoque dietético para detener la hipertensión, por sus siglas en inglés), dónde no es sólo necesario excluir los alimentos que tienen sal, si no los que tienen grasa saturada, proteína no magra, alimentos hidrogenados, alimentos fritos, alimentos trans, e incluye alimentos ricos en potasio, calcio y magnesio, lo cual ayuda a un control en las primeras semanas.

El nutriólogo te podrá brindar el apoyo que necesitas, te enseñará a distinguir entre diversos alimentos, para que pueda llevar una alimentación saludable y equilibrada por un largo tiempo y así controlar la enfermedad. 14

En las enfermedades crónicas, especial pero no únicamente, la labor del médico se complementa perfectamente con la del nutriólogo, un plan de alimentación adecuado para cada tipo de paciente puede ayudar a que los costos por atención en enfermedades como la diabetes e hipertensión reduzcan significativamente; sobre todo en un momento en el que hay que prepararnos para enfrentar los retos del sector salud.

¿Sigues creyendo que no necesitas acudir al nutriólogo? Hazlo por tu bien, y por el bien del bolsillo del país.