¿Por qué se aprobó el uso medicinal de la marihuana?

El día de hoy el Diario Oficial de la Federación decretó que la marihuana puede utilizarse con fines terapéuticos, pero ¿Por qué razones se ha aprobado?

Desde el día de hoy,  la Secretaria de Salud tiene 180 días para diseñar un reglamento y normatividad que permita el uso de derivados de la cannabis sativa, índica y americana, mejor conocida como marihuana.

Esta historia tienen muchos antecedentes, pues desde el 2016, cuando el año estaba terminando, el Senado de la República aprobó el cultivo de la marihuana exclusivo para propósitos medicinales y científicos; e invitó a la Secretaría de Salud a diseñar y ejecutar políticas públicas para regular el uso terapéutico de la marihuana y sus derivados farmacológicos. Y se reformó el código Penal Federal para permitir la siembra, cultivo y cosecha de la marihuana, únicamente con propósitos médicos y científicos.  Iniciando todo un debate legal, ético y social.

Estas decisiones no significan que podrás cargar con una dosis aludiendo a alguna enfermedad,  en realidad el uso terapéutico de la marihuana no es tan sencillo de entender.

Aunque se sabe que la marihuana se usaba desde hace más de cinco mil años con diversos propósitos (religiosos, recreativos e industriales), la evidencia de su uso como terapia data del año 400 a.C. (en lo que hoy es Rumania) pero las investigaciones médicas son relativamente recientes.

En 1997, la Casa Blanca solicitó al Instituto de Medicina de los Estados Unidos que revisara los beneficios médicos de la marihuana; los resultados demostraron que la Cannabis sativa L. era capaz de aliviar el dolor, controlar las náuseas y despertar el apetito. 1 Pero ¿Por qué?

Resulta que nuestro sistema nervioso central cuenta con receptores específicos para sintetizar, utilizar y eliminar los cannabinoides, una sustancia química, presente en la marihuana, que participa activamente en la regulación de las funciones cognitivas, el estrés, el dolor, el sueño, los mecanismos de recompensa, la ingesta de alimentos, los movimientos y el control de la postura. 2

Para entenderlo mejor, el ingrediente psicoactivo principal de la marihuana es el ∆-9-tetrahidrocanabinol (∆-9 THC), el cual se ha comprobado activa los receptores de cannabinoides tipo 1 en el sistema nervioso central, y te preguntarás ¿qué tiene que ver todo esto con la salud? 2

Resulta que los cannabinoides son efectivos en el manejo del dolor terapéutico, principalmente asociado con artritis reumatoide, fibromialgia y cáncer; 3,4 además de que se ha demostrado su importancia en el tratamiento de la esclerosis múltiple para reducir el dolor central. 4

Actualmente sólo se ha comprobado su efectividad (mediante ensayos clínicos controlados) en el tratamiento de lesiones por médula espinal, esclerosis múltiple, dolor crónico y neuropático, trastorno de Gilles de la Tourette, asma y glaucoma.  Y en ensayos clínicos no controlados se encontró que es útil en el tratamiento de la epilepsia, depresión, bipolaridad, ansiedad y en el Alzheimer. 2

Sin embargo, no toda la marihuana surte el mismo efecto y tampoco la forma en que se consume; esto se debe a que las sustancias químicas contenidas en la planta son variables y depende de las condiciones en las que crece, su localización geográfica, los métodos de procesamiento y la variedad de la planta. 5

Por ejemplo, la inhalación del humo ha demostrado crear una absorción más rápida, ya que alcanza la circulación pulmonar, la sistémica y finalmente el sistema nervioso central donde surte su efecto. Por otra parte, con la ingesta oral las concentraciones de ∆-9-THC son mayores en 25-30% de las que se absorben fumando lo que provoca un mayor efecto terapéutico; por ello el uso de la marihuana como terapia está pensado principalmente de forma oral. 2

Pero para obtener los cannabinoides, hay que cultivar marihuana y desafortunadamente únicamente países como E.U., Alemania, Argentina, Austria, Canadá, España, Finlandia, Israel, Portugal y ahora México, consideran legal su cultivo siempre y cuando sea para uso terapéutico.

La industria farmacéutica es consciente de los beneficios de los cannabidoides para la terapia de diversas enfermedades pero también de los obstáculos que se presentan actualmente en la mayor parte del mundo, por ello ha optado por crear cannabidoides sintéticos que surtan el mismo efecto en el sistema nervioso central y respondan a las necesidades terapéuticas de los pacientes.

Hasta el momento, un dolor común no hará que tu doctor te recete un tratamiento de cannabidoides; la aprobación y desarrollo de este tratamiento es un tema complejo al que aún le falta mucho por discutir.

Deseas consultar las fuentes de este artículo? Solicítalas a nuestro equipo de redacción llenando este formulario: