¿Ser o no ser orgánico?

Pese a que el crecimiento masivo de la población ha obligado a desarrollar nuevas tecnologías de cultivo, varios grupos han comenzado a cuestionar qué tan saludables son los alimentos que se producen y han propuesto el consumo de alimentos orgánicos, pero estos ¿son en realidad una opción para la salud?

La comida orgánica, incluye vegetales y frutas en los que no se han utilizado pesticidas, que no han sufrido alteraciones genéticas y a los cuales no se les ha aplicado fertilizantes a base de petróleo o agua de alcantarilla; y productos de origen animal procedentes de animales que fueron alimentados con productos orgánicos, a los que se les permitió vivir en el exterior y no recibieron antibióticos u hormonas de crecimiento.

que-tan-saludables-son-los-alimentos-organicos.gif

Muchos son los grupos que defienden la comida orgánica ya que provee un mayor aporte nutricional y tienen un origen más saludable; sin embargo, de acuerdo a las Actas de la Sociedad de Nutrición, no se ha concluido si la comida orgánica es realmente saludable ya que son pocos los estudios válidos, y los pocos que existen se contradicen. 1 Sin embargo, en Ideas Pharma te exponemos todos los hechos que los estudios han comprobado, para qué tu determines qué tan saludables son los alimentos orgánicos:

Lo bueno

  • La mayoría de los estudios concluyeron que el contenido nutricional de cereales, papas, vegetales, frutas, pan, pasteles, leche y carne, los niveles de minerales y vitamina A,B y beta carotenos son iguales en la comida orgánica y los alimentos “tradicionales”. 1
  • En los vegetales orgánicos se ha demostrado que la vitamina C es más alta, además de presentar mayores niveles de energía en sus células, por lo que se cree que brindan mayor energía. 1
  • Los cultivos orgánicos tienen un mayor contenido de antioxidantes (poseen entre 18 y 69% más antioxidantes), lo que se ha asociado con un menor riesgo de ciertas enfermedades crónicas y algunos tipos de cáncer. 2
  • Los productos orgánicos tienen 30% menos riesgo de causar contaminación con pesticidas, en comparación con los productos tradicionales. 
  • Al no usarse antibióticos en los animales criados con sistemas orgánicos, no promueven la aparición de microorganismos resistentes a los tratamientos. 3
  • La carne, leche y lácteos orgánicos poseen mayores concentraciones de ácidos grasos omega-3. 2
  • La carne orgánica contiene una concentración ligeramente menor de ácidos grasos saturados, en comparación con la carne convencional. Estos ácidos grasos se relacionan con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. 2

Lo malo

  • En 2016, se encontró que el arroz orgánico tiene mayor contenido de arsénico, cuyo consumo excesivo puede llevar a un envenenamiento; aún no se sabe qué tanto hay que comer para que esto suceda, pero en zonas como Latinoamérica y Asia donde el arroz es de suma importancia para la dieta habría que vigilar estrechamente. 4
  • Al no ser tratados con varias sustancias antisépticas, los alimentos orgánicos tienen mayor contaminación por varias bacterias como E. Coli, Bacillus cereus y coliformes, que producen un aumento en las infecciones en humanos. 1
  • Los animales alimentados con productos orgánicos tienen mayor ganancia de peso, mayores índices de reproducción, mayor número de huevos y menos mortalidad de recién nacido; pero tienen una esperanza de vida más corta y peor salud. 1
  • La leche orgánica contiene menos yodo que la convencional, lo que puede relacionarse con deficiencia de este mineral, lo que repercute en efectos negativos para la salud, como anomalías del desarrollo neurológico de los fetos. 2
  • Los productos orgánicos son entre 10 y 40% más caros que los convencionales, lo que limita su asequibilidad. 3

Si estás pensando en comenzar una dieta orgánica, ¡fantástico! ya tienes los pros y contras de ella; pero recuerda, que la salud es una circunstancia que se determina por más factores como la cantidad de ejercicio que realizan las personas, la genética, enfermedades pre-existentes, riesgos laborales, etc. más allá de sólo mantener una dieta 100% orgánica. Una alimentación adecuada, ejercicio y un estilo de vida saludable puede mejorar tu calidad de vida, seas orgánico o no.