Samsung pone a temblar a Johnson & Johnson

El coloso coreano Samsung es principalmente conocido por sus aparatos electrónicos y teléfonos celulares, donde es uno de los líderes consolidados del mercado. Ahora ha descubierto el potencial que existe en la industria farmacéutica y da pasos firmes para emprender la conquista del desarrollo de biofarmacéuticos.

Desde el 2011 Samsung ha apostado por la industria de la salud, desde entonces ha invertido miles de millones de dólares para erigir dos bastiones: Samsung Bioepis, que produce fármacos biosimilares, copias de medicamentos biotecnológicos  y Samsung BioLogics, que se enfoca en maquilar moléculas de patente para otras compañías.

La proyección de Samsung no es un experimento de medianas miras, sino que plantea el objetivo serio de convertirse en uno de los mayores competidores en el ramo biofarmacéutico en un futuro no muy lejano.

Tan sólo el mes pasado, Samsung Bioepics, consiguió la aprobación de su biosimilar: Renflexis®, la segunda copia de Remicade® (de J&J) en ser aprobada por la Food and Drug Administration (FDA) en el mercado americano, el más importante del mundo. Remicade®, actualmente es la droga más vendida de J&J con alrededor de $5 mil millones al año en el mercado norteamericano.

El año pasado Remicade representó el 9.7% de los ingresos totales de Johnson & Johnson, se espera que la competencia biosimilar con Renflexis® (Samsung-Merck) e Inflectra® (Pfizer) provoque una reducción en las ventas de la farmacéutica J&J en Estados Unidos.

Además de ello, Samsung Bioepics fue la primera compañía en lanzar un biosimilar de Enbrel® de Amgen, un medicamento para la artritis reumatoide, en Europa. Y ha presentado aprobaciones ante la FDA de biosimilares de Herceptin® (Roche) y Humira® (AbbVie).

Samsung Bioepis también ha desarrollado moléculas biosimilares de etanercept, adalimumab, insulina glargina, trastuzumab y bevacizumab, algunas de las cuales ya han sido aprobadas por las autoridades sanitarias de Europa y otros países del mundo.

Anteriormente, la comercialización del infliximab biosimilar de Samsung Bioepis ya se había autorizado en 28 miembros de la Unión Europea (donde la marca se denomina Flixabi® y es comercializado por Biogen).

Los biosimilares de Samsung podrían poner a temblar no solo a Johnson & Johnson si no a varios gigantes de la industria farmacéutica, ya que los medicamentos desarrollados por Bioepics tienen una eficacia comparable a los de patente y con un costo de producción mucho menor.

(Actualización) Samsung Bioepis y Merck anuncian el lanzamiento al mercado de su biosimilar con un precio 35% menor al que presenta Remicade, lo cual sin duda tendrá efectos en Johnson & Johnson, y Pfizer (su biosimilar tiene un descuento del 15%).

El plan de Samsung por entrar a la industria farmacéutica va en serio, al momento Samsung BioLogics cuenta con dos plantas de producción en funcionamiento y una más en construcción, todas ubicadas en Corea. Una vez que esta última esté operando, Samsung BioLogics contempla que podrá convertirse en el fabricante de biofarmacéuticos líder a nivel mundial.

Como podemos ver, es muy probable que Samsung se convierta en una potencia de la industria biofarmacéutica en los próximos años.

Si deseas consultar las referencias de este artículo, solicítalas a nuestro equipo de redacción llenando este formulario: