El Dr. Nahum Méndez nos habla de como evitar 7.1 millones de muertes.

En Ideas Pharma tuvimos la gratificante oportunidad de entrevistar al Doctor Nahum Méndez Sánchez, especialista en gastroenterología y hepatología, sobre el panorama de la infección causada por el virus de hepatitis C y los nuevos tratamientos disponibles.

La hepatitis, sólo en 2013, cobró la vida de 1.46 millones de personas en el mundo, una cifra que supera a las cobradas por el VIH, la tuberculosis y la malaria. De acuerdo a la OMS el 90% de esta cifra se debe a las secuelas causadas por las infecciones de hepatitis B y C. 1

Afortunadamente, ya existen tratamientos eficaces, que pueden salvar la vida de los enfermos. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) espera que para el año 2030 la incidencia de infecciones crónicas se reduzca en un 90% y la mortalidad en 65%. Lo que significaría que la hepatitis B y C dejen de ser una amenaza para la salud pública. Sobre esto, hablamos con el Doctor Nahum Méndez Sánchez, quien desde hace 6 años forma parte de la estrategia global para eliminar la infección causada por el virus de la Hepatitis C.

De acuerdo al Doctor Méndez Sánchez, especialista en gastroenterología y hepatología, la meta de la OMS es muy ambiciosa, pero afortunadamente en nuestro país contamos con el apoyo de más de 20 asociaciones internacionales y nacionales. Y al momento se aplican ciertas medidas como parte de esta estrategia, como los programas de tamizaje y de tratamiento oportuno, que hasta ahora han permitido tratar de una forma eficaz a un porcentaje mínimo de los enfermos ya que no todos se detectan a tiempo.

Estrategia global para eliminar la hepatitis c

Con este objetivo, es necesario tomar en cuenta a los grupos que corren mayor riesgo; en los países desarrollados la mayoría de las infecciones de hepatitis C se relacionan con el uso de drogas intravenosas, 1 de acuerdo con el Doctor Méndez Sánchez las personas que trabajan en el área de la salud y los reclusos de las cárceles tienen una alta probabilidad de contraer la infección. Por lo que se debe poner especial atención a estas poblaciones, ya que de no hacerlo se podría presentar una mayor propagación de la hepatitis C.

“Nuestro grupo está trabajando para hacer consciente a la población del riesgo que corre cuando no se somete al monitoreo, sobre todo si existen factores de riesgo que favorecen la transmisión del virus”

-Dr. Nahum Méndez Sánchez

De acuerdo con datos de la OMS, los factores de riesgo más comunes son:

  • Uso de drogas inyectables compartiendo el material de inyección;
  • Reutilización o esterilización deficiente del equipo médico, especialmente jeringas y agujas;
  • Transfusiones de sangre y productos sanguíneos sin analizar. 

La mayoría de los casos de infección crónica son asintomáticos o presentan manifestaciones inespecíficas, como fatiga o malestar general. La enfermedad avanzada o descompensada produce complicaciones con síntomas característicos, como alteraciones del estado mental, edema de los tobillos y ascitis, hematemesis o melena. 1

Las manifestaciones extrahepáticas suelen ser los primeros hallazgos clínicos y con frecuencia afectan a las articulaciones, músculos y piel. Los más comunes incluyen: 1

  • Artralgias (23%)
  • Parestesias (17%)
  • Mialgias (15%)
  • Prurito (15%)
  • Síndrome de Sicca (11%)

El Doctor Méndez Sánchez, expresidente de la Asociación Mexicana de Hepatología (AMH) y de la Asociación Latinoamericana para el Estudio del Hígado (ALEH), comenta que si se diagnostica a esas personas en forma oportuna y se les da el tratamiento indicado, será posible eliminar la infección causada por el virus de la hepatitis C en un futuro. Además, el diagnóstico oportuno es sumamente importante ya que el daño aumenta progresivamente conforme pasa el tiempo. Las lesiones que causa el virus de la hepatitis C en el hígado pueden provocar fibrosis, el cual deriva en una cicatrización desordenada del tejido hepático, mejor conocida como cirrosis.

“Los medicamentos usados actualmente ofrecen un resultado muy bueno, evitando que se desencadene la cirrosis y brindándole al paciente una calidad de vida excelente para cuando el tratamiento finaliza”

-Doctor Nahum Méndez Sánchez

Estos resultados se pueden obtener únicamente cuando la fibrosis tiene un grado menor a 4 al momento del diagnóstico.

El también editor de la revista Annals of Hepatology , afirma que los agentes antivirales contra la hepatitis C tienen otras ventajas, para los médicos y pacientes con hepatitis C:

  • Una duración relativamente corta, que puede ser de ocho o doce semanas, o hasta un máximo de seis meses, dependiendo de los rasgos de cada paciente, el grado de fibrosis que presente, el historial de tratamientos previos y el genotipo viral infectante. Lo cual puede influir en la elección del tratamiento.
  • Tienen un mejor perfil de seguridad, ya que sus eventos adversos ocurren en un porcentaje mínimo, lo que repercute en un menor abandono.

En nuestro país, las autoridades de salud son conscientes de la importancia de eliminar la infección causada por el virus de la hepatitis C, por ello se han tomado acciones importantes. Un paso crucial en esta lucha fue la introducción de nuevos medicamentos en el sector salud, lo que sin duda beneficiará a muchos derechohabientes.

 Podría interesarte: Una esperanza para el manejo de la hepatitis C: IMSS

Gracias a dicha medida, este año se comenzarán a utilizar medicamentos contra la hepatitis C en las instituciones de salud pública.

“Será una cantidad importante de personas, considerando que la prevalencia de la hepatitis C es de 1.5%. Hasta la fecha, el número de tratamientos que se han brindado a nivel nacional no rebasa el 10% de los pacientes, de forma que el beneficio será enorme”

-Doctor Nahum Méndez Sánchez

Pero aún quedan factores a los que los médicos deben prestar atención, el Dr. Méndez Sánchez, afirma que a nivel mundial, el genotipo 1 es el más común, estudios epidemiológicos realizados determinan que el genotipo 1b es el más prevalente, representando alrededor del 70% de las infecciones y el 30% restante corresponde al GT1a, GT2 y GT3, y muy raras veces se detecta el GT4, GT5 o GT6.

Sin embargo, continúa el Doctor, del 5% – 10%  de los casos de hepatitis C en nuestro país, sobre todo en el norte, son causados por el genotipo 3. Este genotipo posee mayor resistencia al tratamiento. Por ello los médicos deben tomar la decisión adecuada sobre el régimen farmacológico, para evitar que el virus sea resistente o que no tenga una respuesta adecuada.

Lograr eliminar la infección causada por el virus de la hepatitis C, solo será posible si médicos, ciudadanos e instituciones participamos activamente en la detección, prevención y tratamiento de la hepatitis C.

Podría interesarte: Testimonio de sobreviviente con Hepatitis C