Sanofi detiene desarrollo de vacuna contra el Zika.

El gobierno de los Estados Unidos ha decidido retirar el financiamiento para el desarrollo de una vacuna contra el virus del Zika a cargo de la farmacéutica francesa Sanofi; debido a que esta enfermedad “ya no constituye un problema epidemiológicamente importante”. Ante tal decisión, Sanofi ha decidido detener completamente el proyecto. 1

Hace al menos un año, la Organización Mundial de la Salud, declaró que la infección causada por el virus del Zika constituía una emergencia de salud pública de importancia internacional. Razón por a cual a finales de Septiembre del 2016, el organismo BARDA – Autoridad de Investigación y Desarrollo en Biomédicos Avanzados-  (mismo que ahora retira el apoyo), decidió patrocinar la producción de una vacuna inactividad contra el virus del Zika; con una donación de más de $43 millones de dólares. 2

Las investigaciones corrían a cargo de la farmacéutica Sanofi Pasteur y del Instituto del Ejército Walter Reed (WRAIR* por sus siglas en inglés), que establecieron un acuerdo de colaboración. Sanofi estaba forjando una estrategia de desarrollo clínico y regulatorio, en tanto que WRAIR y el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) estaban llevando a cabo una serie de estudios de Fase I/II con el virus inactivado. Incluso, en ese entonces había quedado abierta la posibilidad de que BARDA patrocinara estudios de Fase III.2

Incluso se habló de la posibilidad de añadir más de $130 millones si los resultados eran positivos, para financiar las pruebas de la etapa final, necesarias para la aprobación de la vacuna.

Sin embargo, el pasado 18 de Noviembre, un comité de expertos de la OMS determinó que la enfermedad de Zika no representaba (más) una emergencia de salud pública, aunque debía permanecer como un reto que había que investigar y monitorear.3

Sin embargo, el Dr. Anthony S. Fauci, Director del NIAID, señaló a la prensa que consideraba prematura la decisión de la OMS, puesto que la llegada del verano en el hemisferio sur podría desatar una elevación en el número de casos en países como Brasil y Colombia. Por ello, aseveró que la agencia a su cargo seguiría desarrollando una vacuna.4

Pero el pasado 17 de agosto, BARDA notificó a Sanofi Pasteur la decisión de asignar los fondos hacia otras áreastras haber realizado una evaluación de todos los proyectos relacionados con el virus de Zika. Lo que implicaría que cortarían el apoyo económico para los trabajos sobre la producción de la vacuna y se enfocarían en un estudio definición de casos y monitoreo. Agregando que el desarrollo del profiláctico quedaría suspendido de forma indefinida, aunque podría retomarse en caso de un nuevo brote epidémico de Zika.1

En consecuencia, Sanofi tomó la decisión de interrumpir sus trabajos y abandonar la intención de obtener la licencia de la vacuna, al menos por ahora.1

No obstante, a pesar de esta decisión, Sanofi Pasteur seguirá colaborando para mejorar y develar el conocimiento relativo a ciertos aspectos de la enfermedad, como su epidemiología y diagnóstico. Para esto seguirá contando con cierto apoyo de BARDA. Cabe señalar que el estudio de monitoreo y definición de casos se está llevando a cabo en cuatro países: Colombia, Honduras, México y Puerto Rico.1

En comunicado de prensa, Sanofi expresó su postura con respecto a la determinación tomada por BARDA. En ese documento, el laboratorio farmacéutico manifiesta que actuó con prontitud ante la convocatoria de la OMS, cuando declaró la emergencia internacional por Zika, cuando:

“Asumimos un importante costo de oportunidad y retrasamos otras prioridades de nuestro pipeline interno, para apoyar con nuestra experiencia a la lucha contra la amenaza que representaba el Zika para la salud pública global. La epidemiología de la enfermedad ha cambiado significativamente desde entonces, pero seguimos creyendo que las sociedades público-privadas son el modelo adecuado para enfrentar estos retos a la salud pública.”1

Recordemos que Sanofi Pasteur ha desarrollado diversas vacunas contra otros flavivirus, como el causante de la fiebre amarilla, la encefalitis japonesa y el dengue. Esta última obtuvo su licencia en México, en donde se comercializa como Dengvaxia®.2

* WRAIR es un laboratorio de investigaciones biomédicas dependiente del Departamento de Defensa de los Estados Unidos de América.

Si deseas consultar las fuentes de este artículo, solicítalas a nuestro equipo de redacción llenando este formulario: