Sanofi desarrolla prometedora vacuna contra el VIH.

Un experimento realizado en macacos demostró que un anticuerpo tri específico posee una mayor potencia y amplitud de acción, en comparación con los anticuerpos de neutralización amplia, brindando inmunización completa contra diferentes virus de inmunodeficiencia simio-humana (SHIV, por sus siglas en inglés).1

El evasivo VIH

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el patógeno causante del SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), cuenta con diversos mecanismos que le permiten evadir la respuesta inmune del hospedador. Sobre todo, por la enorme diversidad genética de la envoltura viral, lo que le permite al virus desarrollar mutaciones con gran rapidez, para escapar de la ofensiva inmunológica.2

De esta forma, para que los anticuerpos generados tengan efectividad contra el VIH, deben tener la capacidad de superar las defensas del virus.2

Anticuerpos de amplia neutralización

De algunos pacientes con infección por VIH-1, se ha obtenido una variedad de anticuerpos con amplia capacidad de neutralización, que son llamados así porque pueden neutralizar al VIH con una alta potencia.1

Los anticuerpos de amplia neutralización (AAN) aparecen durante el curso de la infección natural, pero no se han podido inducir mediante vacunación. Por otra parte, solamente surgen en 20 a 30% de los pacientes con VIH-1, generalmente después de que han transcurrido tres años de la infección y cuando la carga viral es moderada y sostenida.2

El problema es que existe variabilidad en el porcentaje de cepas virales que pueden atacar los AAN, y como puede haber presencia de cepas resistentes a su actividad, se reconoció que la especificidad contra un epítope podría ser insuficiente para brindar protección o para tratar las infecciones por VIH-1.1

Eso llevó a plantear la posibilidad de sintetizar un anticuerpo con mayor capacidad neutralizante mediante la combinación de diferentes especificidades en una sola molécula, lo que lograría mejorar la eficacia, además de simplificar los regímenes de tratamiento y los aspectos regulatorios.1

Anticuerpos triespecíficos

Un equipo de investigadores realizó un experimento, para el que sintetizaron un anticuerpo triespecífico diseñado para interactuar con tres determinantes independientes de la envoltura del VIH-1 (sitio de unión con CD4, MPER y V1V2).1

Los resultados de este experimento, que fue auspiciado por el laboratorio Sanofi, fueron publicados en la revista Science, el 20 de septiembre de 2017. Ahí se expuso que los anticuerpos triespecíficos exhibieron una potencia y amplitud más elevadas que los AAN, con farmacocinética similar entre ambos; asimismo, confirieron una inmunidad completa contra una mezcla de SHIV en primates, a diferencia de los AAN.1

Está pendiente que se evalúe la seguridad y eficacia de los anticuerpos triespecíficos en seres humanos. Por lo pronto, parece que se comportan de forma similar a los anticuerpos convencionales, aunque queda pendiente resolver si son inmunogénicos.1

Finalmente, el potencial terapéutico de los anticuerpos triespecíficos establece una plataforma que podría ser de utilidad para tratar una diversidad de enfermedades, incluyendo el cáncer, trastornos infecciosos y padecimientos autoinmunes.1