Nuevos anticuerpos contra enfermedades inmunológicas.

El progreso de las ciencias biológicas, ha dado frutos de importancia considerable en el campo de la medicina. En las últimas décadas, hemos atestiguado la generación de una variedad de adelantos en materia de diagnóstico y terapéutica. Podemos mencionar como ejemplo destacado, el nacimiento y crecimiento impetuoso de la industria biofarmacéutica.

Entre las nuevas vertientes de tratamiento, se incluyen los anticuerpos monoclonales dirigidos contra blancos específicos, indicados para diversas patologías. El número de anticuerpos aprobados cada año por las autoridades sanitarias de los Estados Unidos y la Unión Europea, ha tenido un incremento gradual a partir de 2014. En 2017, esta cifra ascendió a un máximo histórico de 10 anticuerpos autorizados para su comercialización en los Estados Unidos o en Europa.1

De ellos, seis están indicados para el tratamiento de trastornos inmunológicos, tres son para el cáncer, y uno es para la hemofilia.1 En este artículo, hablaremos de aquellos que se usan en el tratamiento de padecimientos autoinmunes: brodalumab, dupilumab, ocrelizumab, sarilumab, guselkumab y benralizumab.

Brodalumab (Siliq®)

Este producto de Valeant Pharmaceuticals está indicado para el tratamiento de adultos con psoriasis en placas de intensidad moderada a severa, en los que ha fallado la terapia sistémica.1 En estudios de fase 3, se demostró que brodalumab puede alcanzar una mejoría clínica significativa en comparación con placebo. Luego de 12 semanas de tratamiento, 83% de los pacientes alcanzaron una reducción de 75% en la escala PASI 75 (Índice de Extensión y Severidad de la Psoriasis) y cerca de 42% alcanzaron una respuesta de PASI 100.2

Dupilumab (Dupixent®)

Comercializado por Sanofi y Regeneron, es una IgG4 monoclonal que se une al receptor de IL-4 (IL4R), impidiendo que se activen las respuestas inflamatorias mediadas por dicha interleucina y por la IL-13. Su aprobación es para el tratamiento de dermatitis atópica. Además, se está probando su utilidad en pacientes con asma y pólipos nasales.1 En los estudios clínicos realizados, dupilumab redujo de forma significativa las alteraciones moleculares en la piel de los pacientes con dermatitis atópica y las manifestaciones clínicas en los casos moderados a severos.3

Ocrelizumab (Ocrevus®)

Es una IgG1 humanizada que se dirige contra las células B CD20+, las cuales intervienen en la patogénesis de la esclerosis múltiple. Tiene la aprobación en Estados Unidos para su uso en pacientes con esclerosis múltiple remitente recurrente y primariamente progresiva.1 Se hicieron dos estudios de fase 3 con pacientes que padecían la variante remitente recurrente de la enfermedad, en los que ocrelizumab demostró capacidad para reducir de forma significativa la tasa anualizada de recurrencias, el progreso de la discapacidad tras 12 semanas y las lesiones en el sistema nervioso central. En un tercer estudio de fase 3, este anticuerpo demostró que puede disminuir en forma importante la progresión de la enfermedad y el volumen de lesiones evaluadas por resonancia magnética.4 La licencia de ocrelizumab es propiedad de Genentech, una división del laboratorio suizo Roche.

Sarilumab (Kevzara®)

Esta IgG1 humana se aprobó en Estados Unidos y Europa para tratar pacientes con artritis reumatoide moderada a severamente activa, en los que han fallado o no toleran los agentes modificadores de la enfermedad. Este anticuerpo ataca al receptor de IL-6 (IL-6R).1 Este agente, propiedad de Sanofi y Regeneron, tuvo una eficacia superior a placebo en estudios de fase 2 y 3 en pacientes con artritis reumatoide que habían tenido respuestas insuficientes a los fármacos inhibidores del factor de necrosis tumoral o que eran intolerantes a los mismos. En monoterapia, sarilumab demostró eficacia superior con respecto a adalimumab, en pacientes en los que había fracasado el metotrexato.5

Guselkumab (Tremfya®)

Este anticuerpo monoclonal fue desarrollado por Janssen Biotech, una compañía de Johnson & Johnson, es un IgG1λ aprobado como terapia de la psoriasis en placa moderada a severa en pacientes candidatos para terapia sistémica o fototerapia. Su acción consiste en bloquear la subunidad p19 de la IL-23, limitando así la respuesta inflamatoria.1 En tres estudios de fase 3, guselkumab demostró eficacia superior y seguridad comparable a adalimumab y ustekinumab.6

Benralizumab (Fasenra®)

Es un anticuerpo monoclonal IgG1 afucosilado que se dirige a la subunidad alfa del receptor de la IL-5, en la superficie de los eosinófilos. Su aprobación por parte de la FDA, le permitió a AstraZeneca expenderlo como tratamiento adjunto de mantenimiento en pacientes con edad superior a 12 años con asma severo, en los que existe un fenotipo eosinofílico.1

El ritmo de desarrollo de anticuerpos terapéuticos se aceleró en 2017, y se proyecta que esta rápida cadencia continúe a lo largo de 2018.

– Kaplon H. MAbs. 2018 Jan 4:0.

Si deseas consultar las referencias de este artículo, solicítalas a nuestro equipo de redacción llenando este formulario: