Realidad aumentada, tecnología clave en cirugía.

¿Un cirujano puede recibir consejos de parte de los más reconocidos especialistas, en tiempo real, estando en medio de una cirugía, sin importar en qué parte del mundo estén? La respuesta es SÍ.

No estamos hablando de ciencia ficción, sino de pura ciencia. ¡Así es! No tenemos que esperar a que llegue el futuro para que tal cosa sea posible, porque esto es parte del presente.

Este fabuloso adelanto tecnológico se conoce como realidad aumentada. Un ejemplo de lo que se puede hacer con la realidad aumentada, consiste en crear imágenes en tiempo real, usando un hardware y software especial, para sobreponerlas en el espacio físico que tenemos frente a los ojos. La industria de los videojuegos ya le ha dado un amplio uso a la realidad aumentada, pero también ha adquirido un enorme potencial para la medicina, especialmente para la cirugía.

Realidad Aumentada en el quirófano

Al sobre poner estas imágenes, la realidad aumentada proporciona una percepción mejorada. Esto permite resaltar aspectos importantes y enfocar los puntos que requieren atención, lo que puede resultar muy útil durante un procedimiento quirúrgico, por ejemplo, al extirpar un tumor. De esta forma, la tecnología permite que el cirujano se enfoque y no tenga que dirigir la mirada hacia una radiografía u otra imagen de las que se utilizan comúnmente como apoyo, puesto que las puede observar sobrepuestas en el propio paciente.

Esta sobre-posición se puede hacer mediante proyectores especiales, o mediante un dispositivo similar a unas gafas, en cuyo cristal se muestran las imágenes generadas por computadora. La cuestión es que, actualmente, ya existen una variedad de sistemas de realidad aumentada, cuyo uso se ha implementado exitosamente.

El uso complementario de la realidad aumentada con el Internet, genera un beneficio adicional al facilitar la comunicación en tiempo real con médicos localizados en lugares remotos, a los cuales se les comparte la visión del cirujano. Con las herramientas adecuadas, no solamente se limitan a observar el procedimiento, sino que pueden comentar, dialogar y brindar orientación, e incluso pueden marcar señalamientos sobre las imágenes generadas por computadora, haciéndolas visibles para el operante. En pocas palabras, esto representa la posibilidad de tener la asistencia de un experto en medio de cirugías complicadas.

En un mundo en el que la cantidad de cirujanos resulta bastante limitada frente a la población existente, la realidad aumentada puede representar una herramienta crucial para brindar el manejo adecuado a una mayor cantidad de pacientes.