Bristol-Myers logra la fusión más grande de la historia.

Año nuevo, negocios nuevos. Apenas iniciado el año el laboratorio farmacéutico Brístol-Myers Squibb anunció la compra de la farmacéutica Celgene, una de sus principales competidoras. Esta acción comercial representa la fusión más grande de la historia entre compañías farmacéuticas.

BMS ha adquirido Celgene por un total de 74 millones de dólares, superando la adquisición que hace 10 años Pfizer realizó por 51 millones de dólares, marcando un hito histórico.

¿Qué representa está fusión?

BMS es una de las farmacéuticas con más historia, fundada en 1887, cuya última adquisición fue el laboratorio Squibb en 1989; actualmente la empresa se dedica a la creación de terapias oncológicas, inmunológicas y cardiológicas.

Celgene, por su parte es una compañía biofarmacéutica dedicada principalmente al descubrimiento, desarrollo e innovación de terapias para el tratamiento del cáncer y enfermedades inflamatorias. Se enfoca en la creación de proteínas homeopáticas, inmuno-oncología y epigenética.

Celgene posee el antitumoral Revlimid, el segundo fármaco que más ingresos aporta a un laboratorio.

La creciente necesidad de innovación ha llevado a las grandes farmacéuticas a adquirir laboratorios con desarrollos biotecnológicos, en este caso la fusión con Celgene  supone la adición de nuevos productos líderes a la cartera, así como de los diversos desarrollos de la farmacéutica, entre los que se puede destacar:

fusion-bms-CELGENE

Esta fusión entre BMS y Celgene potencia la capacidad de innovación en el diseño de moléculas pequeñas, biológicos sintéticos, homeostasis de proteínas, ingeniería de anticuerpos y terapia celular.  Con un potencial crecimiento de las áreas oncológicas, inmunológicas y cardiovasculares.

Combinadas, ambas compañías, tendrán 9 productos con más de $1,000 millones de ventas anuales.

Además tendrán seis lanzamientos de productos esperados a corto plazo, dos en inmunología e inflamación (TYK2 y ozanimod) y cuatro en hematología (Luspatercept, liso-cel, bb2121 y fedratinib).

El presidente y director ejecutivo de Bristol Myers Squibb, Giovanni Cafori mencionó:

“Estamos impresionados por lo que Celgene ha logrado para los pacientes y esperamos dar la bienvenida a los empleados de Celgene a BMS. Nuestra nueva compañía continuará con el fuerte enfoque en el paciente que es fundamental para las misiones de ambas compañías, creando una organización compartida con el objetivo de descubrir, desarrollar y ofrecer medicamentos innovadores para pacientes con enfermedades graves”.