Agentes descongestivos para niños: NO son opción

En niños menores de 6 años, el uso de descongestivos nasales o antihistamínicos no es recomendable por su efectividad limitada y los riesgos asociados. En niños con edad de 6 a 12 años, se deben usar con precaución.

Con frecuencia, este tipo de medicamentos se prescribe en niños y adultos para tratar las infecciones de vías respiratorias, como es el caso de los resfriados comunes. Luego del auge de los consultorios adjuntos a las farmacias, es frecuente que los pacientes con cuadros de infecciones respiratorias virales reciban tratamiento farmacológico con agentes descongestivos y antiinflamatorios no esteroideos.

Sin embargo, una revisión realizada por un equipo de investigadores encontró que no existe evidencia contundente que demuestre que estos tratamientos alivian los síntomas nasales en los niños, mientras que pueden ocasionar efectos adversos como somnolencia y malestar gastrointestinal. Incluso, se sabe que en los niños de menor edad pueden producir efectos severos como convulsiones, taquicardia y la muerte.

En coincidencia con estas aseveraciones, la guía de práctica clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señala que, ante la falta de evidencias, no es recomendable que los pacientes pediátricos con resfriado común sean tratados con fármacos antitusígenos, descongestionantes ni antihistamínicos.

Opciones de tratamiento, ni muchas ni tan efectivas

Los investigadores, encabezados por la doctora Mieke L. van Driel, concluyeron que los niños menores de 12 años que presentan molestias nasales por causa de resfriado común podrían recibir irrigaciones nasales con agua salina, lo que representa una alternativa más segura a los descongestivos, pero que podría no brindar el alivio esperado.

Otras alternativas incluyen los ungüentos con eucalipto, humidificadores, vaporizaciones y otros remedios de libre venta o caseros, que no cuentan con evidencia suficiente para respaldar su uso.

Es mejor esperar

Con respecto a los hallazgos de su estudio, la doctora van Driel estableció que los padres de los niños enfermos deben ser informados apropiadamente acerca de los beneficios y riesgos que implica el uso de descongestivos en sus hijos (https://goo.gl/jaNKfZ).

Es importante que se ponga al tanto a los padres que los resfriados son infecciones de duración limitada, cuyos síntomas desaparecen después de siete a 10 días. Durante este lapso, es importante que se sigan las recomendaciones adecuadas para este tipo de infecciones y mantenerse atentos ante cualquier señal de complicaciones, lo que pudiera requerir un ajuste del tratamiento.