Fluoroquinolonas: mayor riesgo de aneurisma aórtico.

Se emitió una nueva advertencia de seguridad para las fluoroquinolonas, invitando a usar otras alternativas en pacientes con mayor riesgo de aneurisma.1

Antibióticos muy utilizados

Las fluoroquinolonas son antibióticos de amplio espectro cuya prescripción es cada vez más común, cayendo incluso en el abuso. Así lo afirma un artículo de publicación reciente, entre cuyos redactores está el doctor José Luis Carrillo Alduenda, adscrito al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosío Villegas (INER). Las características de estos antimicrobianos los posicionan como una “excelente opción para el tratamiento de la mayor parte de las infecciones respiratorias, urinarias y de piel y tejidos blandos.”2

Riesgo-beneficio

Tras revisar las evidencias procedentes de los reportes que recibe y los estudios observacionales más recientes, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) emitió una declaración de advertencia para invitar a los médicos a evitar el uso de fluoroquinolonas en pacientes que padecen aneurisma aórtico o que tienen riesgo de desarrollarlo, incluyendo aquellos con hipertensión arterial, antecedente de aneurismas, síndrome de Marfan y edad avanzada.1

De acuerdo con el comunicado, en estas poblaciones, el uso de las quinolonas debe restringirse al tratamiento de infecciones bacterianas potencialmente letales.1

Con respecto a este asunto, el Comisionado de la FDA, el doctor Scott Gottlieb señaló que las fluoroquinolonas aumentan al doble el riesgo de aneurisma aórtico, aunque dicho riesgo es bajo. Por consecuencia, concluye que en pacientes con riesgo conocido de aneurisma aórtico debe considerarse el uso de un antibiótico alternativo, puesto que los los beneficios de usar fluoroquinolonas no superan al riesgo.1

Algunas de las anteriores advertencias emitidas por la FDA con respecto al uso de fluoroquinolonas:1

  • Julio de 2008: tendinitis y ruptura de tendones.
  • Agosto de 2013: neuropatía periférica.
  • Julio de 2016: eventos adversos discapacitantes en tendones, músculos, articulaciones, nervios y sistema nervioso central.
  • Julio de 2018: disminución considerable de la glucemia y efectos adversos sobre la salud mental.

Sin embargo, estos riesgos no implican que las fluoroquinolonas no deben usarse cuando es necesario. Entonces, ¿cuándo es recomendable prescribir estos antibióticos? En 2016, la FDA recomendó que su uso se limite al manejo de sinusitis bacteriana aguda, exacerbaciones bacterianas agudas de bronquitis crónica e infecciones de vías urinarias no complicadas, siempre y cuando no existan otras opciones de tratamiento. Asimismo, se puede considerar su uso en casos de otras infecciones bacterianas graves en los que los beneficios superan los riesgos.3

Si deseas consultar las referencias de este artículo, solicítalas a nuestro equipo de redacción llenando este formulario: