Consejos para mejorar la consulta médica.

¿Cómo es el trato con sus pacientes? Una parte primordial del éxito de la práctica médica es el servicio que se les brinda a ellos. Brindar un servicio excelente no sólo se estima sobre la cantidad de conocimientos y actualización médica constante, sino también en el trato con el paciente y la satisfacción de éste.

Cada vez es más complicado lograr que haya clientes satisfechos, como consecuencia del impulso actual del autodiagnóstico y automedicación causada por la mediatización de grupos sociales, internet y otros medios de comunicación. Sin embargo, esto no debe inhibir nuestros esfuerzos por brindar un servicio de calidad.

Existen factores que están en nuestras manos como médicos y que pueden dar un mérito extra a nuestro labor. A continuación, se muestran los tres errores más comunes que dificultan la satisfacción que el paciente busca.

Tiempo de espera

A nadie le gusta esperar, y menos cuando se siente mal. En México, de acuerdo a los datos de Ensanut 2016, la espera promedio de los pacientes en consultorios es la siguiente:

SERVICIO DE SALUD TIEMPO PROMEDIO DE ESPERA (minutos)
Servicios Estatales de Salud 91.19
ISSSTE 63
Servicios públicos (Pemex, Sedena y Semar) 42.04
Servicio privado 31.73
Consultorio de farmacias 29.51

Esperar tanto tiempo no sólo provoca una mala percepción en el paciente, también podría traer con ello mayor malestar. ¿Cómo administra su tiempo en consulta? ¿Cuánto tiempo le dedica a cada paciente?

Escuchando al paciente

En ocasiones, un error médico común de algunos colegas es que les basta con escuchar por un momento breve a sus pacientes para asumir sus malestares y establecer un diagnóstico. Esto es un grave error, ya que a pesar de nuestro amplio conocimiento y años de experiencia en la práctica, sabemos que los síntomas pueden llegar a ser tan sólo el principio de múltiples enfermedades más complejas de lo que parece.

“No escuchar a sus pacientes es uno de los mayores errores que cometen los médicos, y puede llevar a consecuencias irreversibles.” – Alex Mangrolia, Director de Marketing en Practice Builders

Trato con el paciente

Es duro no conocer con exactitud la forma de llegar a los pacientes, comprender lo que nos quieren decir y cómo transmitir nuestras observaciones adecuadamente. Es necesario ser cautelosos, ya que en ocasiones esa falta de cercanía suele maltraducirse en el paciente como indiferencia y/o apatía, lo que claramente le genera molestia. Conozca la manera en la que se dirige a sus pacientes, cómo los trata y cuál es su percepción.

¿Cuál es el costo de brindar un mal servicio?

Hacer esperar a un paciente, que no recibe un trato de calidad y que además obtiene como respuesta un diagnóstico insatisfactorio puede dañar seriamente la reputación del médico.

En el mercado actual, la satisfacción de un cliente no se asegura con darle lo que necesita, sino procurando que su experiencia sea la mejor calidad posible, y un consultorio médico no queda exenta de esta exigencia.

Actualmente, los pacientes no sólo descargan la insatisfacción médica recibida de boca en boca, también tienen la oportunidad de escribir comentarios negativos o positivos en línea sobre sus experiencias. Por ello, no corremos sólo el riesgo de perder a un paciente.

¿Cómo logramos la calidad de experiencia de un paciente?

Parte de la labor para garantizar la satisfacción de los pacientes consiste en mantenerse al día con los avances tecnológicos en la industria médica y farmacéutica. Una vez logrado esto, se debe introducir una estrategia de servicio al paciente eficiente que logre una respuesta positiva, es decir, ganando su confianza y lealtad.

  • Trate a sus pacientes con respeto
  • Tome su tiempo para escuchar sus malestares
  • Revise con detenimiento los detalles antes del diagnóstico

¡Logre la retención de sus pacientes!

Las expectativas del paciente son altas, desde el trato y actitud de su médico, pasando por su experiencia sobre su padecimiento y hasta si el diagnóstico le llegó a ser suficientemente convincente. Está claro que llegar a su satisfacción total es una tarea difícil de alcanzar, pero queda en nuestras manos reconocer cuáles son aquellas áreas de oportunidad en las que tenemos que trabajar para mejorar nuestra labor.